Nombre total de pages vues

mardi 15 mars 2011

Canarios Agata

Canarios Agata

Hace ya más de 10 años que mi maestro y amigo el francés Michel Darrigues me explico que el diseño melánico que muestra un canario depende esencialmente de la estructura de su plumaje. Conocer la estructura de la pluma es fundamental para poder criar buenos canarios de color, y muy especialmente buenos canarios melánicos.
En este artículo trato de hacer ver como algunas mutaciones o “factores” que cambian la estructura de las plumas conllevan alteraciones importantes en la ubicación de la eumelanina dentro de las mismas y mostraré como actúan el caso de los canarios ágatas.
Los canarios ágatas son el resultado de una mutación recesiva ligada al sexo que produce una centralización de la eumelanina negra dentro de la pluma. Esto conlleva que el diseño resultante sea “Fino y Entrecortado”. Estas han de ser las características melánicas predominantes y principales en todo canario ágata, pudiendo decir que si las melaninas no son finas y entrecortadas no se trata de un buen ágata.
En los últimos años hemos oído hablar de diferentes factores que transforman el aspecto general de los canarios de color: “Factor azul”, “Factor de refracción”, “Factor una melanina” …No resulta fácil diferenciar todos estos factores entre sí, ni el comportamiento genético que presentan. Lo que si es evidente es
que todos ellos eliminan feomelanina y melanina envolvente y dan como resultado una interestría más luminosa. No obstante algunos de estos factores “Luminosos” conllevan una alteración de la estructura de la pluma y con ello una destrucción del correcto diseño melánico.
Esta alteración del diseño no ha sido tenida en cuenta por algunos criadores que tan solo se han fijado en la luminosidad y el contraste que presentaban los ejemplares afectados por estas mutaciones y los han seleccionado sistemáticamente eliminando otros que si que presentaban diseños correctos. Por desgracia
tampoco han sido apreciadas por algunos Jueces que han premiado de forma repetida canarios cuyos diseños no se ajustaban al estándar oficial.
Foto 1 – Agata Rojo Mosaico
En la Foto 1 apreciamos un macho de ágata rojo mosaico premiado con medalla de oro en un Campeonato de España. Se trata de un ejemplar cuya pluma está mutada y no presenta un diseño correcto, ya que no es ni fino ni entrecortado y presenta fugas melánicas en los extremos de sus plumas. Nunca debió ganar.
Foto 2 – Agata Rojo Mosaico Foto 3 – Agata Rojo Mosaico
Con más claridad apreciamos estos defecto en el macho ágata rojo mosaico al que pertenecen las Fotos 2 y 3. Tiene mutada la estructura de su plumaje, apreciamos la forma redondeada en que finalizan todas sus plumas. Cada pluma presenta en su extremo distal una orla blanquecina similar a la que presentan los canarios nevados, pero tratándose en este caso de despigmentaciones melánicas, defecto que con las actuales normas de enjuiciamiento (ver Boletín Oficial del Colegio Nacional de Jueces) supone la descalificación del ejemplar en los concursos. Este diseño corresponde más a un canario Lizard que a uno ágata.
Foto : 4 – Agata Rojo Mosaico Foto : 5 – Agata Rojo Mosaico
En la foto 4 vemos otro ejemplar de ágata rojo mosaico de mucha más calidad que los anteriores, a pesar de presentar una gran luminosidad y una ausencia total de feomelanina ha mantenido una pluma más fina, con el borde más en forma de punta de lanza y por lo tanto con un diseño melánico más correcto. Sin duda un gran
ágata. En la foto 5 podemos apreciar un diseño de ágata muy correcto, correspondientea la pluma ancestral no mutada que presenta este F3 de cardenalito de Venezuela en el cual se aprecian restos de feomelanina. No es un ejemplar apto para concurso, pero si un reproductor muy interesante.
Foto 6 Ágata opalo Plateado Foto 7: Ágata amarillo intenso.
Foto 8: Ágata eumo amarillo mosaico Foto 9: Ágata eumo amarillo intenso.
En las fotografías 6,7, 8 y 9 vemos ejemplares ágatas de diseño correcto. Todos ellos presentan diseño fino y entrecortado, ninguno presenta alteración estructural de la pluma las cuales terminan siempre en punta de lanza y no en forma de semi luna. Han sido seleccionados durante años, presentando una ausencia prácticamente total de feomelanina.
Foto 10: Ágata topacio rojo mosaico
El canario de la Foto 10 fue campeón del mundo, presenta sin duda una gran luminosidad y la melanina negra destaca nítidamente sobre un fondo muy blanco, sin embargo su diseño es muy ancho y muy largo, distando mucho de lo que por definición ha de ser un buen ágata topacio. Desgraciadamente resulta difícil en la
actualidad ver ágatas topacios con diseño correcto.
CONCLUSIÓNES:
+ Algunos factores de refracción además de dar luminosidad al ejemplar producen por si mismos una alteración de la estructura de la pluma que conlleva una alteración del diseño melánico. Debemos huir de estas alteraciones estructurales si queremos tener ágatas de calidad en nuestro criadero.
+ Si utilizamos ejemplares ágatas homocigotos para hacer portadores de cualquier mutación estos han de tener pluma ancestral y no pluma con alteración estructural, sino además de luminosidad estaremos introduciendo diseños defectuosos en nuestras cepas.
+ Recordad que en canaricultura no es oro todo lo que reluce. Por mucha refracción y muy luminoso que sea si el diseño no es fino y entrecortado no es un buen ágata.
+ Recuerdo que todo lo aplicable en cuanto al diseño para el canario ágata lo es también para su correspondiente en eumelanina marrón: el canario ISABEL.
Hace ya más de 10 años que mi maestro y amigo el francés Michel Darrigues me explico que el diseño melánico que muestra un canario depende esencialmente de la estructura de su plumaje. Conocer la estructura de la pluma es fundamental para poder criar buenos canarios de color, y muy especialmente buenos canarios melánicos.
En este artículo trato de hacer ver como algunas mutaciones o “factores” que cambian la estructura de las plumas conllevan alteraciones importantes en la ubicación de la eumelanina dentro de las mismas y mostraré como actúan el caso de los canarios ágatas.
Los canarios ágatas son el resultado de una mutación recesiva ligada al sexo que produce una centralización de la eumelanina negra dentro de la pluma. Esto conlleva que el diseño resultante sea “Fino y Entrecortado”. Estas han de ser las características melánicas predominantes y principales en todo canario ágata, pudiendo decir que si las melaninas no son finas y entrecortadas no se trata de un buen ágata.
En los últimos años hemos oído hablar de diferentes factores que transforman el aspecto general de los canarios de color: “Factor azul”, “Factor de refracción”, “Factor una melanina” …No resulta fácil diferenciar todos estos factores entre sí, ni el comportamiento genético que presentan. Lo que si es evidente es
que todos ellos eliminan feomelanina y melanina envolvente y dan como resultado una interestría más luminosa. No obstante algunos de estos factores “Luminosos” conllevan una alteración de la estructura de la pluma y con ello una destrucción del correcto diseño melánico.
Esta alteración del diseño no ha sido tenida en cuenta por algunos criadores que tan solo se han fijado en la luminosidad y el contraste que presentaban los ejemplares afectados por estas mutaciones y los han seleccionado sistemáticamente eliminando otros que si que presentaban diseños correctos. Por desgracia
tampoco han sido apreciadas por algunos Jueces que han premiado de forma repetida canarios cuyos diseños no se ajustaban al estándar oficial.
Foto 1 – Agata Rojo Mosaico
En la Foto 1 apreciamos un macho de ágata rojo mosaico premiado con medalla de oro en un Campeonato de España. Se trata de un ejemplar cuya pluma está mutada y no presenta un diseño correcto, ya que no es ni fino ni entrecortado y presenta fugas melánicas en los extremos de sus plumas. Nunca debió ganar.
Foto 2 – Agata Rojo Mosaico Foto 3 – Agata Rojo Mosaico
Con más claridad apreciamos estos defecto en el macho ágata rojo mosaico al que pertenecen las Fotos 2 y 3. Tiene mutada la estructura de su plumaje, apreciamos la forma redondeada en que finalizan todas sus plumas. Cada pluma presenta en su extremo distal una orla blanquecina similar a la que presentan los canarios nevados, pero tratándose en este caso de despigmentaciones melánicas, defecto que con las actuales normas de enjuiciamiento (ver Boletín Oficial del Colegio Nacional de Jueces) supone la descalificación del ejemplar en los concursos. Este diseño corresponde más a un canario Lizard que a uno ágata.
Foto : 4 – Agata Rojo Mosaico Foto : 5 – Agata Rojo Mosaico
En la foto 4 vemos otro ejemplar de ágata rojo mosaico de mucha más calidad que los anteriores, a pesar de presentar una gran luminosidad y una ausencia total de feomelanina ha mantenido una pluma más fina, con el borde más en forma de punta de lanza y por lo tanto con un diseño melánico más correcto. Sin duda un gran
ágata. En la foto 5 podemos apreciar un diseño de ágata muy correcto, correspondientea la pluma ancestral no mutada que presenta este F3 de cardenalito de Venezuela en el cual se aprecian restos de feomelanina. No es un ejemplar apto para concurso, pero si un reproductor muy interesante.
Foto 6 Ágata opalo Plateado Foto 7: Ágata amarillo intenso.
Foto 8: Ágata eumo amarillo mosaico Foto 9: Ágata eumo amarillo intenso.
En las fotografías 6,7, 8 y 9 vemos ejemplares ágatas de diseño correcto. Todos ellos presentan diseño fino y entrecortado, ninguno presenta alteración estructural de la pluma las cuales terminan siempre en punta de lanza y no en forma de semi luna. Han sido seleccionados durante años, presentando una ausencia prácticamente total de feomelanina.
Foto 10: Ágata topacio rojo mosaico
El canario de la Foto 10 fue campeón del mundo, presenta sin duda una gran luminosidad y la melanina negra destaca nítidamente sobre un fondo muy blanco, sin embargo su diseño es muy ancho y muy largo, distando mucho de lo que por definición ha de ser un buen ágata topacio. Desgraciadamente resulta difícil en la
actualidad ver ágatas topacios con diseño correcto.
CONCLUSIÓNES:
+ Algunos factores de refracción además de dar luminosidad al ejemplar producen por si mismos una alteración de la estructura de la pluma que conlleva una alteración del diseño melánico. Debemos huir de estas alteraciones estructurales si queremos tener ágatas de calidad en nuestro criadero.
+ Si utilizamos ejemplares ágatas homocigotos para hacer portadores de cualquier mutación estos han de tener pluma ancestral y no pluma con alteración estructural, sino además de luminosidad estaremos introduciendo diseños defectuosos en nuestras cepas.
+ Recordad que en canaricultura no es oro todo lo que reluce. Por mucha refracción y muy luminoso que sea si el diseño no es fino y entrecortado no es un buen ágata.
+ Recuerdo que todo lo aplicable en cuanto al diseño para el canario ágata lo es también para su correspondiente en eumelanina marrón: el canario ISABEL.

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire

Enregistrer un commentaire